logo-Women-final_Negro.png

Crónica de Punta del Este


Punta del Este, el principal balneario de la costa uruguaya, siempre ha sido la meca de los visitantes extranjeros, pero son los argentinos los que han tenido desde su inicio y hasta la actualidad, un protagonismo indiscutido. Así se atestigua en este fantástico libro de hermosa presentación y absolutamente agotado desde hace mucho tiempo.

Sus autoras nos relatan con lujo de detalles los principales hitos que llevaron a la creación del balneario, basado en una profusa y exigente recopilación de documentos históricos, entre los que se incluye un delicioso y nostálgico material gráfico.

En cada página del libro se trasunta un verdadero amor por esta ciudad que ha sido centro de encuentros internacionales, exponente de las bellezas naturales de la costa uruguaya y por sobre todo una de las mejores cartas de presentación del Uruguay al mundo.

Punta del Este primitiva, Punta del Este pueblo, Punta del Este ciudad, Punta del Este balneario internacional.

Las páginas van pasando y se va desplegando ante nuestros ojos su historia viva desde la época de los indios, los lobos marinos, los descubridores, los conquistadores, los corsarios, la real flota invasora, los naufragios. Luego comienza la época del lento desarrollo hacia un balneario con enorme potencial y en el cual en un territorio de pocos kilómetros convivían, al decir de las autoras, las excentricedades y refinamientos de habitantes ilustres que ostentaban costumbres europeas con la vida rural y más sencilla de los gauchos, tropillas, lavanderas y almaceneros.

Y lentamente se iba pasando de un estilo de vida provinciano que tenía mucho de vida de estancia rioplatense al cosmopolitismo más contemporáneo.

Emociona leer los homenajes explícitos a sus nombres más conocidos : Samuel Lafone (dueño de tierras), Pedro Risso (el primer hotelero), Vicente Ortega (uruguayo residente en Argentina que construyó el primer chalet), Antonio Lussich (autor de la monumental obra forestal en Punta Ballena, “un poeta del bosque”), Henry Burnett (el inglés de los pinos), los Gorlero (verdaderos vanguardistas y visionarios del desarrollo del balneario), Pascual Gattás (desarrollador inmobiliario y urbanístico), José Pizzorno (ideólogo del Hotel San Rafael), Madame Pitot (referente femenina y anfitriona perfecta) y aún sus visitantes ilustres pero ocasionales como es el caso de Aristóteles Onassis (quien pasó allí su luna de miel con Tina Livanos la madre de Cristina y abuela de Athina) o André Giot de Badet (el gran amigo de Delmira Agustini) con su distinguida familia europea.

Los lectores de más edad reconocerán las primeras edificaciones importantes: el Hotel Biarritz (impulsado por la “Sociedad Anónima Argentina Balneario de Punta del Este”), el British House, el Hotel La Cigale.

También los lugares de entretenimientos que hicieron época : los restaurantes El Mejillón (ver sección de Cocina y el invento del Chivito uruguayo), Mariskonea, las boites La Fragata, Noa-Noa y Le Carroussel.

La historia de la creación del Cantegril Country Club escenario de las fiestas mas memorables y centro de la vida social. De la mano del empresario argentino Mauricio Litman se organizaron en sus instalaciones, entre otros, los famosos festivales internacionales de cine que atrajeron las más rutilantes estrellas del séptimo arte.

La creación del Centro de Artes y Letras presidido por Mecha Gattás y que durante muchos años organizó las más brillantes actividades culturales del balneario en todas las disciplinas y que encontró en el estilo de vida de Punta del Este un clima propicio a la cultura.

Lo cambios profundos que ha sufrido y sufre aún hoy Punta del Este se narran con lujo de detalles y hacen las delicias del lector que puede llegar a encontrar un inevitable dejo de nostalgia. (“Antes que abriera “Le Carroussel”, la boite del hotel, las mujeres se vestían de largo para la hora del cocktail, momento ineludible de reunión social”.)

El libro concluye (no olvidemos su fecha de publicación) con una apuesta a futuros proyectos para engrandecer el balneario y es rol del lector descubrir si estos proyectos que en determinado momento, con ambición de crecimiento, se vislumbraron, se concretaron posteriormente o no.

Las líneas finales del libro son ilustrativas en este sentido:

“La vocación de Punta del Este es no detenerse. Con el marco de una bahía atípica en esta región del Atlántico permite y obliga al vuelo de la imaginación. El futuro es un desafío. Es el saber si se podrán concretar los proyectos que ya están en la mente de muchos....Estamos a pocos años del siglo XXI. Serán testigos de una gran decisión para definir, con realismo, cuál es el carácter preciso que se quiere implantar en Punta del Este. ….El presente tiene un valioso pasado que lo respalda y que permite presentir el tiempo que viene. Siempre con el mar, el verde de los bosques, las islas y el sol como privilegiado testigo”.

Repetimos: el lector debe por su cuenta proseguir la historia donde las autoras la dejaron y descubrir si el reconocido primer balneario uruguayo mantiene las características que lo llevaron a merecer tal denominación y si todavía exhibe al día de hoy las virtudes que en este estupendo libro sus autoras le han, con justa razón, asignado.

CITAS PERTINENTES

“La serenidad de esta costa, el estilo de vida que transmiten las construcciones, eran lo que buscaban los argentinos de la época”.

“La Cigale marca una época, define una manera de vida peninsular, pautada predominantemente por la idiosincracia argentina.....La temporada de estos tiempos duraba cuatro meses. El final de las vacaciones lo señalaba el comienzo de las clases en Buenos Aires”.

“Muchos argentinos se refugiaron en Punta del Este y esa fuerte corriente de inversores dinamizó el desarrollo y expansión del balneario”.

“El balneario no pasaba ya inadvertido a los medios de comunicación argentinos, y en un vapor de la empresa Mihanovich llegaron periodistas a constatar su realidad”.

La presencia argentina ha sido una constante en la península, constituyendo mucho más que una visita circunstancial. Desde siempre los argentinos fueron los coautores de la historia de Punta del Este, compartiendo los logros y las carencias de lo hecho hasta ahora. Llama la atención esa relación tan íntima y natural del argentino con los bosques y la costa del balneario. En principio parecía que aquí encontraba las condiciones óptimas para vivir una existencia descontraída, sencilla, contrastante muy nítidamente con el bullicio y la formaldad de Buenos Aires..........Ya estaban los argentinos, a una noche de barco y dos horas de motocar, en una tierra hermana, en la propia casa.”


CEO: 

Grace Grisolia

EDITORA:

Carmen Àlvarez

CONTACTO:

info@womeninmove.com

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon

Diseño: Bernarda Ghio