logo-Women-final_Negro.png

PROTOCOLO


¿ CÓMO COMPORTARSE EN LA MESA ?

Poner la mesa en forma correcta, tanto sea para recibir invitados o sencillamente para comer diariamente de acuerdo al protocolo, no es solamente un arte, como comúnmente se dice, sino también un procedimiento que se rige por normas establecidas que justamente están para ser seguidas.

La cultura moderna y la forma en que agasajamos a nuestros huéspedes se han tornado más y más casuales en las últimas décadas. Por lo tanto, muchos de nosotros nos sentimos algo inseguros en cuanto a la etiqueta y a los modales adecuados en la mesa, incluyendo la manera correcta de tenderla.

En esta nota vamos a darles a conocer algunas de las formas de poner la mesa de acuerdo a los elementos que tenemos en la misma y que estos consejos sencillos y prácticos ayuden en cualquier caso a anfitriones e invitados a comportarse con estilo y confianza.

MANTEL – Siempre de color uniforme, preferentemente blanco o crudo.

PLATO DE SITIO – Su finalidad es evitar que frente al comensal quede el mantel a la vista por eso se coloca a 2 centímetros del borde de la mesa. Se debe dejar una distancia mínima de 60 cms. entre el centro de un plato y el centro de los más próximos.

Puede ser de plata, de estaño, de porcelana, de rafia, etc.

PLATO LLANO – Es un plato algo más chico que el anterior.

PLATO DE ENTRADA – Es aún más chico.

PLATO DE PAN – Más chico que el plato de postre o de entrada. Estará alineado con el tenedor más largo, a unos tres o cuatro dedos de distancia y nunca tocando el plato de sitio. Si no se tiene plato de pan del juego se puede colocar uno de platina.

CUBIERTOS –

El cuchillo se coloca a la derecha del plato, con el filo hacia adentro. La cuchara se coloca a la derecha del cuchillo con la concavidad hacia arriba. El tenedor se coloca a la izquierda del plato, con las puntas hacia arriba. Los cubiertos se colocan a 3 ó 4 cm. de distancia a cada lado del plato.

En cuanto al orden, los cubiertos se colocan en orden inverso al que serán utilizados.

El orden sería el siguiente : primero a la derecha la cuchara de consomé porque es con lo que se comienza. Luego los de pescado y los de carne. Los de postre van a 1 cm. por encima del borde superior del plato, el tenedor para ser sujetado con la mano izquierda y la cuchara con la derecha. En todos los casos el filo del cuchillo hacia el plato y los dientes del tenedor con las puntas hacia arriba.

En cuanto al uso, se empieza utilizando los cubiertos más alejados del plato (de afuera hacia adentro). Se debe procurar no utilizar los mismos cubiertos durante toda la comida. Cambiarlos, siempre que sea posible, para cada plato.

Cuando se hace una pausa durante la comida, los cubiertos deben descansar sobre el plato formando un ángulo. Está muy mal visto el hábito de dejar los cubiertos con el mango reposando sobre la mesa y las puntas en el plato. Una vez que los cubiertos se han levantado de la mesa para ser utilizados, ya no la vuelven a tocar para nada.

  • Al terminar de comer, se dejan los cubiertos uno junto al otro en forma paralela, para dar un aspecto de orden y limpieza al plato vacío y evitar que los mismos caigan al suelo o sobre la mesa cuando el mesero retire el servicio.

  • Si se desconoce la utilidad de algún cubierto, se sugiere observar a los demás comensales para seguir sus mismos movimientos.

  • No se gesticula con los cubiertos en la mano.

  • Nunca se debe tomar la comida con los dedos, a excepción de ciertos mariscos.

CRISTALERÍA – El orden de las copas, al igual que los cubiertos, es conforme al que van a ser utilizados. Extrema derecha: jerez, a su izquierda vino blanco, a su izquierda vino tinto y la más grande, la de agua, en el extremo izquierdo. La copa de champagne irá detrás de ellas. Esta copa viene en varios estilos, pero la más empleada es la del tipo flauta o tulipán, que conserva la bebida fría durante más tiempo y permite apreciar el rosario de finas burbujas que se forma en el interior de esta singular y exquisita bebida. El número de copas que se colocará para cada invitado será igual al de los vinos que se van a servir.

SERVILLETA – De tela y del mismo color del mantel, doblada sencillamente.

La servilleta puede usarse cuantas veces se necesite durante la comida y es obligatorio hacerlo antes de tomar agua o vino. Se declara formalmente terminada la comida cuando la anfitriona coloca la servilleta a su derecha e indica claramente a los invitados dónde se tomará el café. Esta vez, la servilleta no se dobla como estaba al principio, pero tampoco se deja de manera desordenada.

CENTRO DE MESA - Los más comunes son hechos con flores. En este caso se debe cuidar que las flores no tengan perfume que interfiera con el olor de la comida y que el arreglo sea bajo para poder ver bien al resto de los integrantes de la mesa.

Pero hay muchas otras variedades válidas como por ejemplo un centro con frutas o una pieza decorativa.

VELAS – Deben ser lo suficientemente largas como para que dure todo el transcurso de la cena y se usan sólo para comidas nocturnas.

En definitiva, lo que importa siempre es que el aspecto de la mesa y del comedor sea agradable, y el orden y la colocación de los distintos elementos que hemos presentado resulten en el bienestar y comodidad de los invitados.

Un tip extra : lo que jamás una anfitriona debe transmitir a amigos y familiares es tensión. Si la anfitriona está relajada y disfruta de la fiesta, también sus invitados lo harán y esto, que parece menor, es uno de los detalles más importantes del arte de recibir. Puede haber problemas en la cocina o en otros aspectos del servicio durante el transcurso de la cena, pero los invitados jamás deben notarlos.

ERRORES IMPERDONABLES EN LA MESA

No se debe :

  • Hablar con la boca llena de comida o masticar con la boca abierta.

  • Comer pedazos demasiado grandes de comida.

  • Agitar los cubiertos mientras se habla, menos aún con comida ensartada en ellos.

  • Ensartar en el tenedor comida de distintos platos. Prueba los distintos alimentos de uno en uno.

  • Mezclar en la boca bebida y comida salvo que sea absolutamente necesario (por ejemplo, si alguien se quema al probar algo) y, aún así, debe hacerse con discreción.

  • Fumar durante la comida, entre un plato y otro. El momento oportuno para hacerlo es al final, cuando se sirve el café, y aun en ese momento si los demás no fuman, se debe pedir permiso antes de encender el cigarrillo.

CONSEJOS

  • Si notas que un pedacito de comida se ha introducido entre los dientes, se aguantará ‘estoicamente’ hasta el final de la comida, momento de ir al baño a limpiarse la boca. Jamás usar mondadientes.

  • Si se necesita sacar de la boca alguna espina, huesecillo o pipa de fruta nunca se hace directamente de la boca al plato. Se utiliza, de forma lo más discreta posible, la mano o la servilleta.

  • Los movimientos en la mesa deben ser delicados: jamás deben llevarse las manos a la cabeza y menos peinarse, rascarse, manosearse la cara, limpiarse las uñas, retocarse el maquillaje, etcétera, todo lo cual puede hacerse en el cuarto de baño.

  • Recuerda que una cosa es alabar la labor del cocinero (eso está bien) y otra muy distinta emitir un ‘hummm’ exagerado de placer cada vez que te llevas un bocado a la boca.

CÓMO PROCEDER EN CASO DE ACCIDENTES EN LA MESA

Hasta a la persona más cuidadosa le puede ocurrir un accidente en la mesa. En ese caso, se procura no llamar la atención y se levanta con discreción lo que ha caído, poniéndolo sobre el plato nuevamente. No es preciso disculparse si no se le ha hecho daño a alguien, y si se derrama vino o agua en exceso se llama al mesero, quién se ocupará de todo. El comensal no debe intentar ayudarle. Si un invitado rompe una copa o plato, pide disculpas al despedirse ofrece encargarse del gasto necesario para reponerlo. Si el anfitrión se rehúsa, se le puede compensar mediante un regalo. Si se trata de una pieza de cristal, se toma nota del dibujo y la marca y se compra una nueva.


CEO: 

Grace Grisolia

EDITORA:

Carmen Àlvarez

CONTACTO:

info@womeninmove.com

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon

Diseño: Bernarda Ghio