logo-Women-final_Negro.png

DECLARATORIA DE LA INDEPENDENCIA URUGUAYA


En la hermosa residencia del Embajador uruguayo en Buenos Aires

Dr. Héctor Lescano, se festejó la fecha de la independencia del Uruguay.

Cientos de invitados uruguayos y argentinos colmaron el lugar para degustar exquisiteces típicas orientales como empanadas, sandwiches de carne y postres típicos acompañadas por candombes y coros nacionales en una divertida velada.

La elegante residencia, obra racionalista del arquitecto húngaro Gyorgy Kálnay (1937) situada en Avenida Figueroa Alcorta 3316 esquina Ortiz de Ocampo, perteneció a Carlos Mendes Gonçalves, hombre de enorme fortuna e importante coleccionista de arte.

En la década del 30 le solicitó al arquitecto Kalnay la obra de su residencia que ambientaría con piezas de época. Kalnay acostumbrado a clientes atípicos como Natalio Botana quien además de encargarle la sede del diario Crítica, le encomendó el proyecto de la Quinta donde Siqueiros pintó el famoso mural del “ejercicio plástico”, le propuso a Mendes un ambiente moderno para piezas de disímiles períodos, una especie de casa-museo de pabellones articulados que compondrían una expresiva volumetría de fachada curva y revestimientos de piedra en exteriores e interiores.

La obra de Kalnay es en general de una notable coherencia y calidad y se compone de una serie de casas y edificios de departamentos en Buenos Aires donde el rigor del diseño, la precisión funcional, la calidad constructiva, los valores estéticos y la inserción urbana se combinan armónicamente bajo un aura de modernidad.

Alrededor de 1948, Mendes se entera que a Eva Perón le gustaba esta propiedad y como no quería por nada del mundo que quedara en sus manos, le empezó a buscar comprador. Se la ofreció a la embajada de Francia pero no se pusieron de acuerdo. Entonces habló con el embajador uruguayo, quien le manifestó que los recursos de nuestro país jamás permitirían comprar este tipo de casa.

“Es como si valiese 20 millones de pesos y yo le ofreciera 1 millón”, le explicó.

La respuesta de Méndez no se hizo esperar: “Bueno: se la vendo en 1 millón de pesos, y con todo el mobiliario incluído”.

Méndez Goncalves se fue a vivir a Europa y fue así que Uruguay se quedó con esta fabulosa residencia para morada de sus futuros embajadores. Las fotos dan cuenta de nuestro relato.

Es una parte de la historia de nuestras dos orillas que vale la pena rememorar, ya que afortunadamente, esta casa existe, forma parte de nuestro legado, como lo atestigua la bandera uruguaya siempre presente en su entrada, y es reconocida por los vecinos de la zona como una parte indisoluble de la historia y el panorama del barrio de Palermo Chico.

.


CEO: 

Grace Grisolia

EDITORA:

Carmen Àlvarez

CONTACTO:

info@womeninmove.com

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon

Diseño: Bernarda Ghio