logo_wim_2020_curvas_3.jpg

TURANDOT EN CHINA

El broche final de mi viaje a China lo constituyó uno de esos regalos inesperados de la vida gratificantes, irrepetibles y totalmente únicos.

Que una uruguaya tenga la posibilidad de presenciar en su noche de estreno nada menos que la fastuosa ópera Turandot de Puccini, historia legendaria ambientada precisamente en China y una de las óperas más populares a nivel mundial, fue una experiencia que me conmovió profundamente y de una sensibilidad y felicidad indescriptibles.


¿El lugar? El fantástico National Center for the Performing Arts de Beijing, inaugurado en 2007, en la avenida Chang'an junto a la plaza de Tiananmen en pleno centro hstórico, el cual resalta, en medio de las edificaciones de miles de años de antigüedad. La fantástica edificación que muchos definen como una gota de auga, surge como una isla en medio de un gran estanque, una gigantesca estructura ovalada de titanio y cristal proyectada por el arquitecto francés Paul Andreu y se eleva con mesura en una zona en la que sobreviven excelentes muestras de la arquitectura tradicional pequinesa.

Se trata de un edificio simbólico, del siglo XXI, para mostrar que China se desarrolla y puede satisfacer las necesidades de cultura de la población y forma parte del plan de las autoridades chinas de dotar a Beijing de las infraestructuras y de los proyectos emblemáticos que considera que debe tener la capital de una de las principales potencias económicas y políticas del mundo.


El acceso principal al edificio se realiza por el ala norte, a través de un pasillo de 80 metros de largo, que pasa bajo el estanque. El fondo de cristal de éste queda sobre las cabezas de los visitantes. A ambos lados, hay salas de exposiciones. El corredor desemboca en un vestíbulo de dimensiones catedralicias, al que se asciende por unas escaleras mecánicas. Allí, se mezclan luces y sombras. Las primeras penetran por la cortina de cristal que cubre parte del elipsoide. Las segundas son generadas por la zona recubierta por las placas de titanio. El suelo está cubierto con 10 tipos de piedra de distintas zonas de China; el techo, con palo de rosa, importado de Brasil. El conjunto rezuma solemnidad.

El vestíbulo da paso a los tres auditorios: el teatro, de tonos púrpura y rojo; la sala de conciertos -presidida por los 6.500 tubos metálicos del órgano-, de color gris, y la sala destinada a las representaciones de ópera, de color oro. El dorado representa la magnificencia china.

- Superficie ocupada: 149.500 metros cuadrados

- Forma: elipsoidal (largo: 212 metros, ancho: 143 metros, alto: 46 metros)

- Salas: ópera (2.398 localidades), sala de conciertos (2.019) y teatro (1.035)

En cuanto a la fastuosa TURANDOT de Puccini supone un puente entre culturas, un simbolismo: música china y compositor europeo.

Un impactante fondo chino, canciones folclóricas y escenas clásicas que revelan cómo el príncipe Calaf persigue a la princesa Turandot ayudaron a crear una espectacular puesta en escena.

La ópera es espectacular y ha vencido incluso la prohibición de representarse en China, donde ha sido escenificada con gran éxito en muchas ocasiones, a partir de 1995, inclusive en la antigua ciudad de Pekín, la actual Beijing, escenario de la ópera.

La sinopsis de la obra es concreta: Antigua Pekín de leyenda. La princesa Turandot decide casarse con aquel que pueda responder tres adivinanzas. Cuando fallan las respuestas, los pretendientes son decapitados. El príncipe Calaf, disfrazado y enamorado de Turandot, logra responder correctamente los acertijos, pero le da a Turandot una chance para rechazarlo: si logra descubrir su nombre antes de terminar el día siguiente, aceptará morir. Turandot está furiosa y orgullosamente proclama que nadie podrá jamás poseerla. Ordena una ejecución en masa a fin de descubrir el nombre del desconocido. Liu, la fiel esclava enamorada de Calaf, señala que sólo ella conoce el secreto pero que no lo revelará, y por ello es condenada a muerte. Calaf declara su amor por Turandot, pero la princesa le ruega que parta, pero él rehusa y le confiesa su nombre; Turandot, conmovida por su sinceridad, proclama que el verdadero nombre del desconocido es: Amor. La ópera termina con la unión entre Turandot y Calaf, alabada por el emperador, padre de la princesa, y coreada por el pueblo.

Turandot, con sus desarrollos corales y orquestales, se ha dicho que pone fin a la historia de la ópera, y que todo lo que ha venido después son meros apéndices.

En suma, una experienica inolvidable, una noche mágica que mezcló historia, música, arte, y la más fantástica tradición.

CEO: 

Grace Grisolia

EDITORA:

Carmen Àlvarez

CONTACTO:

info@womeninmove.com

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon

Diseño: Bernarda Ghio