logo_wim_2020_curvas_3.jpg

Estilo de Vida: LUCIANA LAPIQUE : LA SENSIBILIDAD Y EXQUISITEZ DEL ARTE.

Luciana es un descubrimiento de las redes sociales, en las cuales, además de otras fuentes, yo me nutro para encontrarme con personas de diversos mundos, de diferentes disciplinas, como a mí me gusta, para luego poder transmitirle a los lectores de nuestra magazine todas sus actividades y logros.

Por estas páginas han pasado todo tipo de entrevistados y ahí radica precisamente la riqueza y diversidad que queremos mostrar.

Cuando nos encontramos con una persona sensible, creativa, artista, multifacética, no la dejamos pasar. Luciana es todo eso y mucho más. Uruguaya que ha viajado y vivido en varias partes del mundo, radicada hoy en Italia, cerca de Milán, su amor por lo que hace se percibe en muchos kilómetros, tantos como los que separa Italia de Uruguay, país natal al que nunca olvida y al que siempre vuelve. Irradia energía positiva, estética, pasión por lo que hace.

“Handmade with Love”, la inscripción del atractivo y refinado logo de su empresa, transmite a la perfección de qué se trata su mundo. Ese mundo mediante el cual invita a las mujeres a que tengan la oportunidad de ser tantas, sin dejar de ser fieles a sí mismas. Ese mundo que hoy los invitamos a conocer.


· ¿Cómo surgió tu amor por todas estas disciplinas que son tu profesión? Sabemos que tu mamá hacía vestidos de novia en Montevideo y tú la acompañabas a los desfiles de niña. Contanos algo de esos tiempos.

Desde que tengo memoria mi madre cosía los vestidos de novia. La veía horas y horas coser y muchas veces le pedía para ayudarla, así nació mi pasión. Cuando tenía 12 o 13 años mi madre trabajó para un modisto de alta costura y yo la acompañaba a los desfiles a ayudar a vestir a las modelos. Esas experiencias me fascinaron, estar detrás de las bambalinas y ver a los maquilladores y peluqueros preparar a todas las modelos. Una imagen que me quedó grabada en mi memoria en un desfile en Punta del Este fue ver a la modelo vestida de novia, rubia, alta, ojos turquesa de una belleza única… cuando salió con el vestido de novia y un tocado hecho con cristales y strass, brillaba que me dejó sin aliento. En ese momento dije, yo quiero hacer esto cuando sea grande!

· ¿Por qué te fuiste a vivir a Italia, cerca de Milán?

Decidimos con mi marido ir a Inglaterra en el año 2003. Él fue a hacer un MBA a la universidad de Cranfield. Terminado ese año le ofrecieron trabajo en Italia cerca de Venecia. Yo me quedaba en casa con los chicos y me ocupaba de ellos. Fué un periodo difícil porque yo no hablaba italiano y encima en el Veneto hablan en dialecto y yo no entendía. Después de dos años ahí vivimos cuatro años cerca de Monza y luego lo trasladaron y vinimos a Alessandria. Al poco tiempo de llegar los chicos ya estaban más grandes y decidí volver a trabajar. No fue fácil, ya que no conocía a nadie y querer entrar en el mercado laboral. Me llevó dos años de colaboraciones no retribuidas para poder hacerme un nombre.

· Vamos a ir repasando tu trayectoria. Empezaste como maquilladora. ¿Qué hace a una buena maquilladora? ¿Qué tenés que saber de una cara para que tu trabajo se luzca?

Ya desde chica me encantaba maquillar, maquillaba a todas mis amigas para las fiestas de quince. En el año 1994 hice un curso de maquillaje profesional en Uruguay y apenas terminé, empecé a maquillar las novias a las que mi madre les hacía sus vestidos. Considero que el maquillaje es un arte, uno lo lleva adentro y esto hace que se destaque un maquillador. Hay distintas ramas en el maquillaje y yo opté por el de novias y fotográfico ya que mi objetivo es resaltar la belleza de cada mujer. El maquillaje levanta la autoestima y hace sentirse más seguras de sí mismas a las mujeres. Eso para mí es una gran satisfacción, ver que mi clienta cuando se mira al espejo y se ve más linda se siente radiante y feliz.

Creo que lo más importante es entender la colorimetría, la intensidad del maquillaje con el cual la persona va a estar cómoda y la fisonomía del rostro. Todo esto hay que lograrlo en pocos minutos, mientras estoy preparando la piel estoy observando qué tengo que corregir y qué tengo que resaltar. Le hago dos o tres preguntas que son; ¿Qué color es el vestido que se va a poner? ¿Si se maquilla mucho o poco y cómo lo hace por lo general?

El conocer y usar las herramientas y cosméticos es importante como el aerógrafo, por ejemplo para aplicar la base. Es algo muy nuevo que ha revolucionado la manera de aplicar el maquillaje. Por ahora muy pocos maquilladores lo usan y creo que sea la mejor arma que tenemos en este momento por el efecto piel y la duración que tiene.

· Luego seguiste con los tocados. Eso requiere de mucha imaginación. ¿De dónde sacaste la inspiración y las ideas?

Desde el principio me creaba tanta curiosidad saber cómo se hacían, cuando acompañaba a mi madre a lo de la bordadora a retirar los vestidos yo trataba de aprender observando, veía como con una velocidad increíble aplicaba las mostacillas y canutillos creando diseños preciosos. También veía las flores de seda que mandaba a hacer y esto me fascinaba. Pero nadie me quería enseñar así que un día fui a una feria en Milán de manualidades e hice una clase de flores en tela. Desde ahí, ayudándome con distintos videos y haciendo mil pruebas logré realizar mis flores. También hice un curso de porcelana fría que se usa mucho en España y acá en Italia no hay mucha gente que lo hace. De esta manera con los bordados, las flores y la porcelana, realizo los tocados que son todos hechos a mano y únicos.

· En cuanto a las novias ¿consideras que son diferentes los gustos de las italianas al de las uruguayas según los tipos de ceremonia?

En Italia hay dos estilos muy diferentes entre el norte y el sur. En el norte son más conservadoras y se preocupan más del que dirán, encima la iglesia tiene sus condiciones y esto lo tienen que respetar. Las ceremonias se realizan por la mañana o por la tarde, máximo las 6, esto hace que el maquillaje tenga que ser más liviano porque la novia va a estar a la luz del día. También influye donde hacen la recepción para la elección del vestido que lo compran ya pronto y el tipo de peinado que va a ser muy diferente, si lo hacen en un castillo o villa donde por lo general la novia es más elegante que en una recepción en un lugar en la playa o en el campo. Por otro lado, creo que las uruguayas buscan ser más originales, ya que se hacen los vestidos a medida y va a ser único.

· También organizás los servicios fotográficos para lo cual se necesita un sentido artístico y estético muy especial. ¿De dónde nace esa pasión?

Los dos primeros años que hacía colaboraciones me di cuenta que una persona tenía que llevar las riendas de la situación. Pensar en el lugar donde se iba a realizar, la ropa que le íbamos a poner a la modelo y el look que queríamos lograr con el maquillaje y peinado. Si esto no se hacía antes entonces era todo un desastre. Así empecé a trabajar con la fotógrafa Lucia Mondini. Ella tiene un estilo muy particular en sus fotografías ya que son muy artísticas y con un toque muy femenino. Colaboramos con una tienda de ropa y nos presta lo que necesitamos y también con un atelier de novias.

Antes de cada servicio fotográfico hacemos un “brain storming” y pensamos en cada detalle; la decoración, los colores, la modelo y preparamos todo nosotras. Hemos hecho servicios fotográficos en un garage que lo empapelamos todo, hemos armado sets llenos de plantas haciendo 130 km para llevarlas a donde íbamos a hacer las fotos. Hemos contactado gente con víboras, papagayos, lo que sea que nos pueda servir y la gente es muy positiva y colabora. Para el último servicio hicimos un vestido con 30 metros de tul que nos llevó cuatro días para poder terminarlo.

· También realizas los peinados a novias y en los servicios fotográficos ¿cómo comenzaste y por qué decidiste aprender a peinar?

Durante mis primeros servicios fotográficos y trabajos para campañas publicitarias me pedían que hiciera todo yo. Al principio eran cosas simples. Después cuando se fue complicando decidí ir a Alemania a hacer un curso de peinado con Sharon Blain, peluquera australiana que creo sea una de las mejores del mundo. Este curso me dio todas las bases para poder peinar las novias y para poder hacer todos los peinados que necesitaba durante los servicios fotográficos. El año pasado fui a Londres y este año fui a Madrid a hacer cursos con dos chicas rusas que tienen una técnica muy prolija y muy moderna.

· Me comentabas que tu idea también era abrir una academia para enseñar distintas disciplinas. ¿Te gusta la docencia? ¿Qué te gustaría que tus alumnos aprendieran?

¡Me encanta enseñar! Hace ya mucho tiempo que enseño a resaltar la belleza de cada una persona que maquillo, porque hoy en día no es fácil ir a una perfumera y saber qué comprar y cómo aplicarlo. Entonces lo que hago es enseñar qué producto va bien a cada una y cómo aplicarlo con los pinceles que les explico cómo se usan.

En noviembre empecé con la academia de maquillaje y peinado para novias y para producciones fotográficas. Es un curso muy completo ya que enseño todo lo que yo he aprendido con mi experiencia en estos 25 años. Para mí es importante no solo enseñar mi técnica de maquillaje y peinado sino también, la parte de marketing y administración de uno mismo como emprendedor. Como hacerse publicidad para atraer novias y clientes, como crear el material para promoverse en los medios sociales, como trabajar en las distintas situaciones, si es con una novia o con un grupo de personas para una producción fotográfica o video. Y por supuesto todas las últimas técnicas de maquillaje para fotografía, novias, y televisión.

· Mirando las fotografías de tus redes y de tu página uno advierte el gran sentido estético que tenés para las presentaciones, para el trabajo, tu pasión por lo que hacés. Y en este sentido, te has diversificado también pintando, y tus motivos se refieren a la naturaleza : flores, frutas. ¿qué querés expresar a través de tus pinturas?.

Ya desde chiquita me gusta mucho la pintura, a los doce años hice un curso de pintura al óleo y era toda gente mayor y dejé porque me aburría. Hace tiempo que quería retomar y en noviembre por suerte encontré un chico que da cursos de distintas técnicas así que decidí empezar. Adoro el arte en todas sus formas y todos los días tengo que hacer algo, se ve que tengo un instinto creativo que es muy fuerte. Me encanta observar la naturaleza, ya sea flores, fruta o paisajes todo lo que nos rodea por sus colores, sombras y luces. Para mí la pintura significa aislarme del mundo y crear colores y formas mientras escucho musica. Creo que todas las personas que son creativas tienen una sensibilidad muy desarrollada y tenemos que buscar nuestra manera de viajar mentalmente a nuestro mundo de fantasía.














CEO: 

Grace Grisolia

EDITORA:

Carmen Àlvarez

CONTACTO:

info@womeninmove.com

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon

Diseño: Bernarda Ghio