DE PUNTA A PUNTA

SÍGUEME:

DE PUNTA A PUNTA

LA HISTORIA SE REPITE … y la literatura lo demuestra

13/04/2016

Los informativos y la ficción someten diariamente a la audiencia a noticias o argumentos que parecen una repetición sin fin de casos que en general reúnen los ingredientes de agresión física y verbal, discriminación sexista y violencias de todo tipo.

 

La opinión pública se manifiesta en general angustiada porque se siente tocada por la actualidad y vigencia de estos hechos cotidianos pero un análisis un poco menos superficial nos hace ver que estas situaciones las ha sufrido el ser humano desde el principio de los tiempos, no son novedosas, al parecer son más bien inherentes a lo que el escritor francés André Malraux denominó la condición humana.

 

En esta nota queremos rescatar de la historia algunos casos que parecen sacados de los informativos actuales pero que fueron extraídos de la literatura univerisal, la lírica o incluso vividos por los propios creadores.  Un poco de luz sobre la historia puede ayudarrnos por lo menos a entender las vivencias contemporáneas. Buscamos sus similitudes sólo para demostrar su eterna vigencia y nos preguntamos si los seres humanos no estarán condenados a cometer por siempre sus mismos errores.

 

  1. Delmira Agustini

 

La vida y la obra de esta inmensa poetisa uruguaya son apasionantes y muy conocidas. No es nuestro objetivo narrarlas o referirnos a ellas en detalle. Solo recordamos su increíble final. Convertida en amante de su ex marido a quien visitaba con asiduidad en una casa de alquiler de la calle Andes de Montevideo, fue asesinada por este una tardecita de pleno invierno del año 1914 a los 28 años de edad. Luego su asesino se quitó la vida. Es lo que antes se llamaba crimen pasional. ¿Les suena familiar ? ¿Verdad que escuchan  un caso similar a éste al menos una vez a la semana ?.

Podría haber sido también, según tesis actuales, un perfecto pacto suicida y entonces se convertiría en una tragedia de amor, al estilo de Romeo y Julieta.

Cualquiera de las dos opciones tienen fuertes correspondencias en la realidad cotidiana y las vemos reflejadas en los medios de comunicación. Veamos un ejemplo reciente.

 

ESTADOS UNIDOS.- Un trágico incidente conmueve al mundo de la farándula. Es que el famoso cantante rapero Earl Hayes asesinó a su esposa y luego se suicidó. Pero el hecho no termina ahí, ya que el principal testigo fue el boxeador estadounidense Floyd Mayweather, Jr.

 

Durante el terrible momento Mayweather sostenía una conversación por video con su amigo cantante cuando éste sacó una pistola y luego de dispararle a su esposa se suicidó, según reportó el portal TMZ.

 

De acuerdo con la página web, en medio de un arrebato de coraje, Hayes se comunicó con el púgil a través de la herramienta para videollamadas "FaceTime” alegando que su esposa, estrella de la cadena televisiva VH1, Stephanie Moseley, le era infiel.

 

  1. Carmen de Bizet

 

Así simplemente se conoce a la famosa protagonista de la ópera homónima de Georges Bizet cuya vida y saga es un canto a la libertad femenina. Su trágico final, no obstante, nos semeja otro caso de violencia de género o, como hoy se llama legalmente, femicidio. A diferencia del caso anterior, Carmen muere asesinada por su antiguo amante, don José, un hombre enamorado pero psicópata quien intenta por la fuerza continuar con una relación terminada y quien brinda todos los argumentos que los violentos exhiben cuando llevan a cabo su obra. El desencadenamiento de la potente e inexorable escena final viene precedido de las exigencias propias de estos casos en la que el victimario exige que la víctima lo quiera y lo acepte y ésta contesta claramente que no lo ama, que todo está terminado entre ellos, que incluso sabe que la va a matar, pero que o la mate o la deje ir.

Al final el asesino confiesa su crimen y marcha detenido.

 

ARGENTINA - "Alicia se mató, Alicia se murió", aseguró Carlos Monzón la madrugada del 14 de febrero de 1988 después de matar a su mujer, Alicia Muñíz.

Habían discutido a los gritos. Aquella madrugada, a las 6:05 de la mañana, Múñiz era arrojada desde el balcón de la casa que el matrimonio que tenía en La Florida, un elegante barrio de la ciudad Mar del Plata.

Según se pudo reconstruir durante el juicio, el boxeador apretó el cuello de la mujer hasta dejarla inconsciente y la tiró al vacío; caída que le provocó múltiples fracturas en el cráneo. Monzón siempre lo negó. El 3 de julio de 1989, un tribunal lo condenó a once años de prisión por homicidio.

 

  1. Nora de Casa de Muñecas

 

Ibsen, genial escritor noruego del siglo XIX, delinea en este best seller al que termina siendo uno de los personajes femeninos más famosos de la literatura universal. Nora, la protagonista de Casa de Muñecas vive en  una sociedad en la que la figura femenina desempeña un papel secundario, responde al patrón romántico de un ser idealizado, una mujer que no puede ser auténticamente ella misma. Vive bajo el dominio masculino y las leyes escritas por los hombres, que juzgan su conducta desde el punto de vista de la supuesta superioridad que su condición les otorga.
El contraste entre lo que la sociedad piensa y lo que piensa Nora, le llevará a tomar una decisión irrevocable: abandonar el hogar. Esta apasionante mujer, fiel ejemplo del resto de personajes femeninos ibsenianos, ve que, si bien detrás de sí deja una puerta cerrada, ante ella se abre la posibilidad de contrastar el mundo hecho por los hombres, sus creencias y sus leyes, con su propia visión de mujer. Ese portazo es sinónimo de triunfo. Significa la victoria de Nora Helmer, la fidelidad hacia sí misma como ser humano.

 

Cuántas mujeres viven actualmente en una situación parecida y por ello son cada vez más los hogares en los cuales hay hijos que quedan al cuidado de los padres en vez de las madres, interpelando de esta manera la tradicional división de tareas en las que las mujeres estaban condenadas a la reclusión en la esfera privada y los hombres a desarrollarse en la pública.

 

 

  1. Medea de Eurípides

 

Un caso extremo pero que se ha dado varias veces en la historia, causando las reacciones adversas correspondientes : el filicidio que muchos estudiosos justamente denominan el “síndrome de Medea”.

 

La encontramos en esta descomunal tragedia de Eurípides cuya acción comienza cuando Medea conoce que va a ser abandonada por Jasón, el cual le había prometido matrimonio, y además había formado con ella una familia con dos hijos. Jasón se prenda de Glauce, hija del rey Creonte, y decide romper el compromiso que le unía a Medea y casarse con aquella joven.
Medea se lamenta de ese absurdo patriarcado que hace que las mujeres estén sometidas a las arbitrarias decisiones de sus esposos, pues la separación no da buena reputación a las mujeres y ni siquiera les es posible repudiar al esposo. Se siente engañada, burlada, traicionada, defraudada, decepcionada. La natural desmesura emocional de Medea se traduce, al ser abandonada por Jasón, en una extrema violencia, que la llevará a tomar una desproporcionada venganza contra quienes la han ofendido: matará a Glauce, que le ha arrebatado a su esposo, y quitará también la vida a sus propios hijos para producirle el mayor daño posible a su esposo.

El infanticidio se nos revela casi como un mero instrumento: la auténtica venganza consiste en aniquilar social y emocionalmente a aquél.

Los trágicos llevaron a escena las más desgarradas manifestaciones de la conducta humana, y hoy, veinticinco siglos después, algunas de ellas se repiten y causan escándalo como si fuera su primera vez. Esta Medea asesina de sus hijos se conduce de un modo que, desgraciadamente, aún permanece vigente, hasta el punto de que su comportamiento ha dado nombre a un trastorno de la conducta. Se encuentran afectadas por el “síndrome de Medea” aquellas mujeres que, sufriendo violencia masculina en el entorno familiar, la revierten contra sus propios hijos, con agresiones que pueden ir desde el maltrato afectivo hasta la muerte, pasando por cualquier tipo de daños físicos.

 

 

Please reload

¿QUIÉNES SOMOS?

Carmen Alvarez:
Socióloga y Comunicadora
Publisher Magazine Virtual

____

 

Grace Grisolia:
RRPP & Marketing.
CEO & Founder Women in Move

 

contacto:
ggrisolia@womeninmove.com

info@womeninmove.com

SECCIONES

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

AGENDA