DE PUNTA A PUNTA

SÍGUEME:

DE PUNTA A PUNTA

SANCHEZ BULEVAR : UNA ESTUPENDA EVOCACIÓN DEL GRAN FLORENCIO SANCHEZ

13/04/2016

 

Siempre es emocionante para cualquier espectador apreciar obras de arte de autores de su misma nacionalidad.

Es el caso para los uruguayos que van a ver “Sánchez Bulevar” en el Centro Cultural de la Cooperación, un ámbito teatrero muy connotado, en plena calle Corrientes.

 

Florencio Sánchez es, por supuesto, uno de los uruguayos insignia en el arte dramático. Uno de los tantos, además, que vivió en Buenos Aires, esa Buenos Aires de principios de siglo pasado donde arribaban desde Europa todas las óperas y las grandes compañías de teatro. Desde 1900, ya se vincula al ambiente intelectual bonaerense y hace crítica teatral en El País de Carlos Pellegrini. Tras varios viajes entre Montevideo y Buenos Aires, el 13 de agosto de 1903, la compañía de Jerónimo Podestá estrena, en el teatro de la capital argentina, M'hijo el dotor. Ese es su primer gran éxito.

 

Sánchez Bulevar es una pieza escrita por la directora, dramaturga y titiritera argentina Eva Halac, e intenta ser una reescritura de una de sus obras más conocidas, Los muertos, aunque contiene citas de otros materiales del autor. Estrenada en 1905, esta obra tiene la originalidad de presentar un caso de determinación femenina: cansada de soportar las borracheras de su marido Lisandro, Amelia lo echa de su casa y busca consuelo en Julián. Pero nadie puede evitar la tragedia que finalmente sucede.

Los muertos causó gran revuelo en la época de su estreno y fue su obra más concurrida y aplaudida.

En esta versión, Halac enmarca los sucesos de la pieza original en un encuentro imaginario entre el propio Sánchez  (a la sazón, escribiendo Los muertos) y Julián Álvarez, jurista y político uruguayo que inspiró al autor el personaje del amante de Amelia.

 

La obra se adentra muy bien en todos sus personajes, y sobre todo en el propio Sánchez (un ateo, racional, casi científico, gran lector de Nietzsche) quien se desvivía buscando personajes, se pasaba las noches en el Royal Keller un cabaret donde acudían desde los poetas anarquistas hasta los jefes políticos de la oligarquía, se emborrachaba, se le acababa el dinero, perdía el tren para regresar a su casa en Banfield. Miraba a hombres perfectos y elegantes como Julián y se preguntaba: ¿cómo hacen para vivir así?.

Ha dicho la autora Eva Halac sobre el personaje de su obra que Florencio Sanchez se sentía un inadaptado, incapaz por momentos de separar la realidad de la fantasía. Ella ha logrado retratar magníficamente estos aspectos del prolífico escritor, víctima de males como el alcoholismo, el juego y la tuberculosis, pero que en su corta vida (vivió apenas 35 años), legó a las letras del Río de La Plata algunas de las obras más importantes de la dramaturgia.

En Sanchez Bulevar, tanto la escenografía como el vestuario diseñados por Micaela Sleigh destacan adecuadamente que la obra transcurre en los albores del siglo XX, cuando Sanchez ya era conciente de su enfermedad, pero debía escribir desenfrenadamente intentando terminar el trabajo prometido a los empresarios Podestá. En medio del frenesí creativo se medica y debate con quien aparece en la obra como su némesis, Julián Alvarez.

El interesante contrapunto que se establece desde el inicio entre los actores Ariel Staltari (Sanchez) y Federico Lama (Alvarez) contribuye a mantener la tensión constante, hasta la culminación del drama, gracias a la dirección de Halac y a la innegable química que existe entre ambos. Igualmente destacables son los personajes femeninos que componen Emilia Paino y Cristina Dramisino, una madre que se opone sin demasiado éxito a las elecciones amorosas de su hija, mientras ésta se debate entre la culpa y la victimización. Bien podrían ser citas al universo personal y conflictivo del dramaturgo.

En definitiva, la obra nos adentra en la vida vertiginosa de este escritor, acorralado entre los melodramas de su vida, los de su obra de teatro y las visitudes de las dos orillas. A su vez, abre la puerta para que más espectadores puedan conocer a través del personaje a la persona, y al autor de innumerables sainetes que aún hoy siguen interpelando a nuestra idiosincrasia, nuestros prejuicios, defectos y virtudes.

 

Síntesis argumental:
Un joven escritor, Florencio Sánchez, está enfermo y escribe ganándole tiempo a la muerte. Siente que no ha sabido vivir, quizá por falta de carácter.
Sánchez escribe una obra de teatro y la discute con Julián Álvarez, quien ha sido el protagonista de su historia en la vida real. La urgencia por entregar la obra a los empresarios Podestá, obliga al escritor a ahogar sus dramas íntimos, y de la violencia de escribir surgen personajes inmorales, canallas. Sánchez sospecha que un hombre que sabe vivir es aquel que no tiene corazón. Al fin y al cabo, en este mundo, un hombre sin carácter es un muerto que camina.

 


Teatro: Centro Cultural de la Cooperación (Av. Corrientes 1543). Sala Raúl González Tuñón.
Dramaturgia y dirección: Eva Halac.
Elenco: Ariel Staltari (en el rol de Florencio Sánchez), Federico Lama, Emilia Paino y Cristina Dramisino.

 

Please reload

¿QUIÉNES SOMOS?

Carmen Alvarez:
Socióloga y Comunicadora
Publisher Magazine Virtual

____

 

Grace Grisolia:
RRPP & Marketing.
CEO & Founder Women in Move

 

contacto:
ggrisolia@womeninmove.com

info@womeninmove.com

SECCIONES

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

AGENDA