DE PUNTA A PUNTA

SÍGUEME:

DE PUNTA A PUNTA

La “Expo Milano 2015” es recordada como una exposición universal que dedicó toda su atención a un tema históricamente delicado además de apreciado: la alimentación. La manifestación logró sensibilizar al gran público sobre temas allegados a la nutrición del planeta, logros y carencias, proyectos, ideales, conceptos, recursos y necesidades vigentes en la actualidad. 

 

De algunas exposiciones universales han quedado hitos arquitectónicos que se han convertido en emblemas permanentes a pesar de haber sido construídos para exposiciones “temporarias”. Tal es el caso de la Torre Eiffel, del ingeniero Eiffel, - construída para la exposición universal de París del año 1889- que en vez de ser desmantelada se convirtió en el símbolo de la identidad parisina.  Otro ejemplo es el Pabellón de Barcelona, del arquitecto Ludwig Mies van der Rohe construído para la exposición universal de Barcelona del año 1929, - luego desmantelado y reconstruído en 1980 gracias al arquitecto Oriol Bohigas- . En el 2015, la Expo Milano se vio enriquecida por la fantásticas estructuras de los pabellones temporarios, ejemplos  de una arquitectura efímera contemporánea en constante evolución.  

 

El tema propuesto en la Expo se anuncia claramente a través de su slogan “Alimentar el Planeta, energía para la vida” (“Feeding the Planet, energy for life” ). Este eje temático se desarrolla en forma lineal y los espacios se ven distribuídos a lo largo de una amplia travesía semicubierta realizada con tensoestructuras. Al ser una exposición temporaria, las estructuras se desmantelaron al concluír el período estipulado por contrato y muchas de ellas fueron recicladas al encontrar nuevo destino, como por ejemplo el pabellón del Principado de Mónaco, que fue entregado a la Cruz Roja de Burkina Faso. En cambio Emiratos Árabes trasladó su pabellón a Masdar City la ciudad “verde” proyectada por el arquitecto Norman Foster en Abu Dhabi y el Reino Unido instala su pabellón en un espacio público declarándolo obra de arte urbano. Más allá de eso, el legado de la Expo Milano queda plasmado en la memoria de millones de personas que la han visitado y en un simple documento, la “Carta de Milán”, donde quedan depositados esperanza y desafío: la esperanza de seguir contribuyendo a la toma de conciencia para una alimentación sustentable y el desafío de erradicar el hambre hacia el año 2030. La “Carta de Milán” es un documento accesible al público en distintos idiomas y es posible adherirse online subscribiendo la propia firma.

 

La envergadura de la Expo creó un significativo impacto para Milán, ya sea en lo urbano como en la logística, ocupando una área de 110 hectáreas en la zona noroeste. La ciudad se preparó con anticipación para recibir a más de 22 millones de visitantes  durante 184 días en que la feria permaneció accesible al público, desde el 1° de mayo hasta el 31 de octubre del 2015 en horarios diurnos y nocturnos  incluyendo la realización de 5000 eventos. La ciudad de Milán fue designada sede oficial de la exposición en la Asamblea General de la Oficina Internacional de Exposiciones, en París en el 2008.  Para desarrollar el proyecto se convocaron empresas, organizaciones, instituciones, equipos de profesionales y proveedores de distintos sectores a través de concursos y licitaciones organizados por autoridades locales. Gran parte de la ciudad, comerciantes, restaurants, bodegas y cantinas, comercios, showrooms y espacios expositivos acompañaron espontáneamente el gran evento  ampliando sus programas cotidianos con propuestas creativas e innovativas relacionadas con la  biodiversidad y la alimentación del planeta.

 

En esta imponente manifestación se abordaron los argumentos desde el punto de vista de la producción, del consumo y de la gestión, dando espacio a grupos industriales, organizaciones no gobernativas y privados. Se presentaron zonas dedicadas a las culturas y las etnías, la educación, la calidad en la cadena de producción, las ciencias de la alimentación, la innovación en la productividad y el desarrollo agropecuario, tecnología, biodiversidad, carencias en el mundo y cooperación solidaria. 

En determinadas áreas específicamente tratadas, se presentaron los llamados “Clusters” (“Ramos”) dedicados a seis grupos fundamentales en la nutrición del planeta. Arroz, cacao, café, especias, cereales y tubérculos, frutas y legumbres. Cada cluster exhibía su propia línea narrativa, presentando historia, características y cualidades alimenticias, contextualización, usos y potencialidades del ramo al que representaban.

El proyecto general de la Expo presenta dos ejes perpendiculares que evocan el nacimiento de las ciudades de la antigua Roma incluso por la denominación dada: el eje “cardo”, que corre de Norte a Sur y el “decumano”, que corre de Este a Oeste. Las ciudades se organizaban alrededor de estos ejes ordenadores y de la misma manera, la Expo distribuye los pabellones extranjeros a lo largo del eje Decumano.  A ambos lados del eje Cardo se ubican el pabellón nacional de Italia, el pabellón regional de Sicilia, el pabellón del vino y el “Arbol de la vida” ideado por Mario Balich, director artístico del pabellón italiano, que decide tomar al árbol como emblema de la exposición por ser un elemento de gran valor tradicional e universalmente reconocido. Las cuatro esculturas helicoidales en acero que enfatizan el cruce de los ejes cardo y decumano son firmadas por el arquitecto Daniel Liebeskind, que, inspirado en las bandadas de pájaros, las enriqueció integrando sonorización e iluminación programadas. De esta manera, también la fusión tecnología y arte se hace presente.

 

El pabellón italiano, proyectado por el estudio Némesis de Milán, se inspira en la concepción de un vivero donde se generan nuevas ideas para el futuro. El proyecto recava una visión de foresta petrificada que se amplía en las copas con la intención de devolver energía a la tierra de la cual emerge.  La idea de emisión cero prevalece también en la realización del pabellón gracias al sistema ideado por Italcement para montar el edificio con 800 paneles distintos unos de otros. Para construirlos la empresa patentó un nuevo material, el cemento biodinámico, que gracias a un agregado fotocatalítico activo, en presencia de la luz  logra una resistencia superior además de eliminar impurezas y sales inertes en modo espontáneo. De esta forma el material contribuye a la purificación  del aire y evita la contaminación ambiental. En el interior del pabellón se expande el espacio de una plaza que evoca la idea de comunidad. La historia nacional italiana aparece a través de una sucesión de imágenes que presentan el patrimonio arquitectónico italiano como símbolo de tradición y cultura.

 

El Reino Unido se destacó con el premio al mejor Pabellón. El logro consistió en formular un concepto que acomunó arquitectura y sustentabilidad en forma y contenido. El proyecto presenta el mundo de las abejas,   -paradigma de la cooperación comunitaria- y la contribución que aportan ellas para el mantenimento del planeta. La estructura recrea la arquitectura de un panal y se la puede recorrer atravesando un pequeño jardín desde donde se pueden ver elementos de cristal de forma irregular que equivalen a gotas de rocío esculpidas como las percibe una abeja. Todos los detalles señalan una compleja elaboración proyectual impecable y tecnológicamente dinámica. De hecho, la conexión en red permanente se enlaza en tiempo real con un panal localizado en el Reino Unido permitiendo escuchar el sonido de las abejas en acción en forma de murmullo continuo amplificado en todo el pabellón. La estructura realizada en acero, es una instalación de dos plantas que se trasladará a Inglaterra como obra de arte urbano. El equipo de proyectitas compuesto por investigadores, docentes, profesionales de distintas áreas, universidades con partners y sponsors ideó una obra sorprendente ofreciendo un recorrido estimulante para disfrutar con curiosidad  logrando maravillar y emocionar a todo público. 

Los pabellones de Francia, Eslovenia, Emiratos Arabes, China, Indonesia, Kazakistán, Chile, Kuwait, Vanke, Reino Unido se destacaron entre un total de 145 presencias nacionales oficiales. También participaron entre otros, Afganistán, Argelia, Angola, Austria, Argentina, Alemania, Bolivia, Bahrain, Brasil, Bélgica, Camerún, Congo, Cuba, Colombia, Ecuador, Estonia, Egipto, El Salvador, Etiopía, España, Estados Unidos, Eslovaquia, Eritrea, Federación Rusa, Japón, Jordania, Grecia, Israel, Italia, Guatemala, Guinea, Gana, Haití,  Kenya, Líbano, Madagascar, Malasia, Maldivas, Mali,  Mozambique, Nepal, Palestina, Polonia, Qatar, Omán, Países Bajos, República Checa, República de Corea, República del Congo, República del Irán, Santa Sede, Suiza, Uruguay, Hungría, Túnez, Thailandia, Yemen y Venezuela.

 

Numerosas organizaciones internacionales dieron su respaldo: las Naciones Unidas (UN), la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Comunidad de los Caribes (CARICOM). La Caritas, los Salesianos, Actionaid, Save the Children, WWF, Erasmus, Lions y demás participaron a través sus medios de acción como también las corporativas Coca-Cola, Vanke, Seeds of China y otras.  Los partners ofrecieron inversiones equivalentes a 20 millones de euros brindando servicios y tecnología aplicados a la innovación y sustentabilidad, Samsung, Enel, Finmecánica. En cambio Alitalia Ethiad, Trenitalia, Cruceros MSC, Ferrero, Illy, Coca Cola contribuyeron a la organización y algunos sponsors como Chicco, Cannon, Baci, Lindt, Montblanc, Mac Donald’s, Scotti, Swatch ofrecieron soporte temático.

 

Entre los proyectos paralelos se presentaron programas de voluntarios, proyectos educativos, manifestaciones gemelas en Venecia a través del pabellón Acquae Venezia, programas de territorio y alimentos, slow food, degustaciones, el programa We Women dedicado a la cultura femenina, Childrenshare dedicado a los niños y también laboratorios especiales. Durante los meses de duración de la Expo, hubo un incesante pasaje de personajes de todo el mundo y una gran variedad de atracciones y entretenimientos para el público, programas de cocina para TV, talk shows sobre alimentos, conciertos y muestras especiales como “Carrera por el derecho de género de Pequín a New York”.

 

En definitiva, la Expo concretó un vasto programa que exigió gran preparación para el armado y el montaje de la manifestación.  También es cierto que para la nación italiana significó un enorme esfuerzo donde no faltaron polémica y discrepancias durante la elaboración proyectual y la ejecución de obra. Pero por sobretodo, aquí se hizo tangible el intercambio y paralelismo entre naciones, en un lugar de encuentro dinámico y paritario donde el interés principal, la alimentación, acomuna a toda la humanidad.

Y por último, desde un punto de vista local, la Expo se vivió como una oportunidad de crecimiento en lo que se refiere a tecnología, arquitectura, organización y vida urbana permitiendo a la ciudad de Milán ser anfitriona una vez más.

Italia, en este contexto, confirma su propia índole de nación estimulante, pujante y creativa, enriqueciendo así la experiencia de los visitantes y, posiblemente, comprometiéndolos a una próxima visita, un próximo viaje o una cita, en un futuro no muy lejano. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

¿QUIÉNES SOMOS?

Carmen Alvarez:
Socióloga y Comunicadora
Publisher Magazine Virtual

____

 

Grace Grisolia:
RRPP & Marketing.
CEO & Founder Women in Move

 

contacto:
ggrisolia@womeninmove.com

info@womeninmove.com

SECCIONES

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

AGENDA