DE PUNTA A PUNTA

SÍGUEME:

DE PUNTA A PUNTA

LA FELICIDAD COMO POLÍTICA PÚBLICA

18/09/2017

 

 

El Ministerio de la Felicidad ya existe y está en los Emiratos Árabes.

por Carmen Alvarez

 

 

Por increíble que parezca, el cargo fue creado hace un año por el Sheik Mohammed bin Rashid al Maktoum, vicepresidente del país y jefe de gobierno de Dubai para promover la felicidad y una actitud positiva en el gobierno y en la vida.

 

Parece una nocion extraña, exótica, y para algunos completamente irrealizable. ¿La felicidad es una política pública?

 

En principio y a priori uno estaría tentado a aseverar que lograr la felicidad es una ambición personal y no colectiva, por lo que no podría ser diseñada en formato de política pública. 

 

Pero si estamos obligados por el análisis a incorporar la felicidad como noción, entonces diríamos que la responsabilidad de los gobiernos podría ser la de crear las condiciones para que esto suceda. Y la clave estaría en que los ciudadanos se sientan medianamente (o muy) conformes con el tipo de vida que están llevando y que les permita además (ya que los seres humanos poseemos la cualidad de poder armar nuestro futuro) planificar lo que hacer con sus vidas, las de sus seres queridos y la sociedad en la que habitan. Un ciudadano feliz sería aquel que puede disfrutar de su entorno cotidiano, sin trabas, sin obstáculos, sin elementos que lo estresen, o que lo hagan desdichado.

 

¿Parece una utopía? La verdad que lo sería menos si los gobiernos lo consideraran siquiera en sus agendas. Y este es quizás el mayor mérito de la creación de un Ministerio destinado a ello, en primer lugar haber puesto el concepto en la agenda, haberlo visualizado como un “issue”, como cuando se logró después de muchos años de lucha poner el tema de la violencia de género como una política de la que cual valía la pena ocuparse.

 

Acá no hubo lucha para integrarlo, fue más bien una expresión de deseo a la que se lo dotó de indicadores para medirla. Y lo que para algunos parece una gran utopía, como tantas cosas en los Emiratos Árabes, se concretó. Y para colmo, se nombró al frente a una mujer.

 

La felicidad se mide a través de los llamados Medidores de Felicidad. Hay tres emojis en cada medidor —una cara feliz, una cara neutral y una cara triste—que la gente puede usar para clasificar su satisfacción con los servicios del día a día. Los resultados de los medidores de felicidad alimentan un Índice de Felicidad; el número de caritas felices elegidas determinan el “puntaje de felicidad” de la ciudad.

 

Estos medidores son el trabajo de Smart Dubai —una entidad estatal a la que se le designó la misión de transformar Dubai en una “ciudad inteligente”— que cree que la gente tendrá vidas más felices si sus experiencias diarias son eficientes y sin interrupciones.

 

Ejemplos de estas situaciones “medibles” son :

  • La aplicación de una encuesta para evaluar cómo se sienten los empleados en su ámbito laboral.

  • La creación de un medidor de felicidad en línea para las oficinas públicas donde las emociones se expresan con emojis.

  • Un estudio nacional de felicidad (los resultados aún se procesan).

  • Una campaña en el ámbito educativo: '100 días de pensamiento positivo'.

  • Creación de una Patrulla de la Felicidad: Policías que en lugar de multas, premian con cupones de regalos a los conductores que respetan la ley.

  • La organización de un Diálogo Global sobre Felicidad en la Cumbre Mundial de Gobierno (febrero 2017) donde se concluyó que "La felicidad es un objetivo humano fundamental".

Como toda experiencia humana, necesita de tiempo no sólo para su correcta aplicación, sino para evaluar sus resultados. Estaremos atentos a esta singular forma de concebir la vida pública (y hasta privada) y veremos si cunden otros ejemplos o se agota en esta singular sociedad.

Por ahora, reflexionemos sobre la conclusión de las autoridades: “Con el fin de volvernos la ciudad más feliz, sabíamos que necesitaríamos una manera de escuchar a todos en la ciudad y entender sus niveles actuales de felicidad en relación a los servicios de la ciudad”.

 

De esta forma, los Emiratos deseen aportar a su fama en otros aspectos, promoviendo una filosofía económica basada en la «felicidad nacional bruta» y no solo en el producto interior bruto.

 

 

 

 

 

Please reload

¿QUIÉNES SOMOS?

Carmen Alvarez:
Socióloga y Comunicadora
Publisher Magazine Virtual

____

 

Grace Grisolia:
RRPP & Marketing.
CEO & Founder Women in Move

 

contacto:
ggrisolia@womeninmove.com

info@womeninmove.com

SECCIONES

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

AGENDA